martes, noviembre 13, 2007

Los Siete Hermanos

Un Cuento con Moraleja

A la muerte del autoritario padre, los siete hermanos reorganizaron sus vidas. Ya no tenían que obedecer las injustas imposiciones de aquel viejo despiadado, que aún siendo paternalista con ellos, nunca tuvo en cuenta sus opiniones, e incluso demostró dosis de gran crueldad.

Los hermanos (cuatro chicos y tres chicas) compartían las faenas y tomaban sus decisiones democráticamente. Cuando se encontraban ante un dilema, el hermano mayor los reunía en casa, formulaba una pregunta y los hermanos contestaban con voto secreto, escribiendo un Sí o un No sobre unas papeletas.

Así eran más o menos felices.

Aquel día los hermanos tenían una gran tarta de postre. El hermano mayor les reunió para formular una nueva pregunta, dijo que antiguamente en la familia el postre estaba sólo reservado para los chicos, pero no para las chicas. Era una tradición que siempre se respetó, pero de todas formas, sometería la cuestión a referendum.

Ganaron los chicos por cuatro votos a tres.

Desde entonces las chicas nunca más volvieron a tomar postre.

MORALEJA: ….¿Cuál es la moraleja?

Una pequeña ayuda.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo mismo se podría aplicar cuando Cataluña sea un Estado a cada una de sus provincias, y en éstas, a sus respectivas comarcas, y en éstas, a sus respectivos municipios, y en éstos, a sus respectivos distritos, y en éstos a sus respectivas demarcaciones vecinales etc etc etc hasta llegar a la autodeterminación de personas.

Si yo no me siento catalán (hablando de nacionalidad), ¿el posible "Estado de Catalunya" de me dejaría fundar mi "Estado Independiente" en mi casa o me mandaría a los mossos vestidos de marine a asaltarme la vivienda?

(... claro, el autoritario "padre catalán"....)

Anónimo dijo...

Que la democracia no sirve

Manu, the java real machine dijo...

Que en la democracia siempre habrá una minoría que se joda, cuando la mayoría no haga lo que es más justo y piense únicamente en su propio provecho...

Vamos, más o menos lo mismo que nos ocurre aquí, cuando nuestros políticos no se ponen de acuerdo por el color de su partido, y joden al que está en minoría con sus decisiones egoistas...

Samypat dijo...

En el caso que nos cuentas, no se ejerce la democracia, sino la "tiranía de la mayoría".

Amigo, la democracia no consiste en votar, y ya esta.

La democracia consiste en la participación continua de sus miembros, y en que estos respeten (por ley si es necesario) los derechos mínimos por igual para todas las minorías.

Es decir, que si un chico puede comer postre, y una chica no, el derecho la permitiría comer postre.

La moraleja también es que nunca hay que agarrarse a las tradiciones porque no siempre son justas.

Anónimo dijo...

1º-Si fuese en la Cataluña rural. El mayor hubiese heredado todo.
2º-Quién hace la pregunta puede hacerla para qué siempre las dos respuestas les convengan.
3º-Lo que estaba era instigando a sus hermanas que se casaran y asi asegurar la descendencia y asi, sus maridos podían darle a probar el postre. Hay más pero...está bien asi.
yesapel