jueves, diciembre 31, 2009

Más de un millón de catalanes afirman que se discrimina a quien habla castellano.


Siguiendo con la encuesta del otro día, hay un dato que me parece más que significativo y se pasa por alto. Hasta qué punto es fiable no lo sé -más bien creo que poco- ya explicaba en el anterior post las circunstancias más que particulares de esta encuesta, cuyos 500 encuestados parecen elegidos de entre los municipios que organizaron la "consulta" por la independencia. Bueno ni eso, pues dicha consulta dio unos indices incomparablemente más bajos de independentismo de los que da esta encuesta. Pero por ello más bien, antes de perder importancia, lo que voy a comentar la gana. Pues igual que unos índices pueden estar "engordados", los otros pueden haber sido "enflaquecidos". Lo cual tendría su lógica si el error está en la muestra escogida.

Ya he dicho en otras ocasiones que la perversión de lo que significa "democracia" en nuestro país (que para muchos no es más una legitimación de una
"dictadura de las mayorías") ha llegado a tal punto que sencillamente, incluso en encuestas, se toman los resultados como si sólo contasen los que dicen la opción ganadora. Si a 80 personas les gusta el chocolate y a 20 no les gusta, el "chocolate nos gusta a todos", ¡...y a callar!.

Lo de ahora es, si cabe, aún más grave. Sale en una encuesta que un 17% de catalanes creen que se discrimina por hablar castellano y la cosa se despacha sin más, como si no tuviese la menor importancia. Imaginemos como se comentaría aquí una noticia en que se dijese que el 17% de estadounidenses considera que los negros son discriminados por el color de su piel.

No pasa nada....aunque, el 17% supone, aproximadamente, 1.250.000 catalanes. Más de un millón de catalanes consideran que se discrimina por hablar una de las dos lenguas del país, pero no pasa nada.

El porcentaje se me antoja además muy alto, primero porque, creo que los más, considerarán que con ese enunciado se les está preguntando si socialmente se discrimina a quien habla castellano, es decir si hay problemas de discriminación en razón de la lengua, entre la gente. Por supuesto muy pocos defienden algo así, por lo que sólo quien entienda que con esa discriminación a lo que se está refiriendo es a una discriminación institucional y no entre grupos de personas respondería afirmativamente a la pregunta. Segundo, porque el control y bombardeo mediático (de lo que es prueba evidente asuntos como el de la "editorial conjunta") niega radicalmente que la discriminación exista y criminaliza a quien se atreve a formular la más mínima duda, considerándolo un "anticatalán" cuando no un "fascista". Tercero, porque la pregunta, así formulada, se me antoja excesiva y muchos podemos considerar que no somos discriminados por "hablar castellano" en sí, que lo que hay es una discriminación cuando se intenta considerar al castellano, o a nuestra identidad como castellanoparlantes, en igualdad de condiciones y reconocimiento. "Hablar" no está sancionado (o "discriminado"), está discriminado el castellano en la educación, en los comunicados públicos, las instituciones, etc...

Por todo ello, y para sacarnos de dudas, me voy a permitir (y dada la gravedad del caso) sugerir a la Generalitat, que en el próximo estudio de opinión de los que habitualmente hace, incluya la siguiente -o parecida- pregunta;

"¿Considera que en Catalunya se discrimina institucionalmente la identidad cultural del castellanoparlante?"

miércoles, diciembre 23, 2009

La desafección que se torna independentismo

El Periódico (ya tan descaradamente vocero del PSC-PSOE que ni siquiera tuvieron complejos de nombrar como director al hermano del Conseller Nadal) ha publicado una encuesta en la que el independentismo roza la mayoría, con un 39%.

La encuesta vendría a dar toda la razón al President Montilla con su tesis de la presunta "desafecció" de Catalunya por la no aceptación (preventiva) del Tribunal Constitucional del Estatut tal como está, sin corregir una coma. Parece más una amenaza por parte de los gestadores de la "Editorial de la Dignidad de Catalunya" como amenaza era esa misma editorial, que no otra cosa. Parecen decir, o se acepta el Estatut o los catalanes nos volvemos independentistas (en otro momento me detendré a relatar
por qué crece verdaderamente el independentismo).

Para dar más peso a la cuestión, el diario redunda en ello en su Editorial (otra) titulada, -qué genios- 'La desafección no es ningún invento'
"La desafección entre Catalunya y el resto de España, de la que han alertado algunos políticos, como Montilla, no es un invento para presionar con el objetivo de conseguir ciertas aspiraciones. La encuesta que publicamos hoy sobre las relaciones entre Catalunya y el resto de España confirma la disparidad de opiniones y el alejamiento progresivo."

Luego la "prueba" se da en el artículo, ofreciendo las "diferencias" porcentuales entre lo que piensan los catalanes y lo que piensan los "españoles" (tras una previa resta de los primeros). Parece que ahora se enteren de que existe una cosa en Catalunya llamada "nacionalismo catalán" que es inexistente en España. O que ello es culpa del Tribunal Constitucional.

El caso es que se subrayan las diferencias...olvidando las semejanzas. El sábado pasado dentro de la misma campaña de lo que esto es sólo un nuevo episodio, el President Montilla ya había afirmado que que decir que Catalunya es una nación es una "realidad" y no un "deseo constitucional". Desgraciadamente una realidad de la que al parecer, y a pesar de las cansinas campañas y empeños de políticos y medios catalanes,
no se han enterado aún cerca de la mitad de los catalanes. Que son los que piensan que Catalunya NO es una nación según la misma encuesta. Nada menos.

Yo, soy de los que piensan que lo de menos en este Estatut es si se acepta o no que diga que es una "Nación" o que es una bicicleta con ruedas cuadradas. Sin embargo, me parece muy grave todo este empeño en que el Estatut, que habría de ser un Estatut para todos, diga algo que sólo piensa la mitad de los catalanes.
¿Qué necesidad había de poner algo tan controvertido, algo que nos divide a los catalanes en dos mitades?

(la encuesta se ha realizado sobre 500 ciudadanos catalanes inmediatamente después de los referendos independentistas del 13D)

Fuente: El Periódico.
Relacionadas: Una "Editorial" de los 400 de Millet.
Catalunya: Un sólo altavoz para distintas voces.
Por la Dignidad de Catalunya los medios catalanes deberían defender la Constitución.

miércoles, diciembre 16, 2009

"Lo que no podemos decir, es que nuestros niños dominan igual el castellano si estudian 2 horas que si estudian 8"

Entrevista a Albert Costa, psicólogo investigador del "Instituto Catalán de Investigación y Estudios Avanzados" (ICREA)
(...)
-En Cataluña existe el debate de la tercera hora de castellano ¿Hay que preocuparse por el dominio del castellano de los niños catalanes?
-Mmmm… Hay partes de este debate que en Madrid no quieren oír y partes que aquí en Catalunya no queremos oír. Mi primera lengua 1 debería ser comparable a la de un señor de Madrid, pero no lo es. Soy más lento, tengo menos vocabulario, más puntas en la lengua… Ser bilingüe tiene un cierto coste lingüístico aunque sea perfectamente compatible en las dos lenguas. Quizás sea porque practico menos el castellano que un señor de Madrid o quizás porque esta competición entre las dos lenguas me hace ser un poco peor. Son lo que llamamos costes asociados al bilingüismo. Hay ventajas y costes, pero lo que no podemos decir en Madrid, porque no nos creen, es que nuestros niños dominan igual el castellano si estudian dos horas que si estudian ocho.

-Esto es lo que creen muchos.
-Pero si piensas lo que estoy diciendo ahora... parece un poco extraño ¿no?

-¿Pero el bilingüismo no era esto?
-No, el bilingüismo es ser capaz de hablar en dos idiomas y de entenderlos. Tenemos que aceptar que quizás aquí los niños no aprenderán igual el castellano que los niños de Madrid. No pasa nada, es una decisión que tenemos que tomar aquí. Lo que está claro es que el catalán o lo aprenden bien aquí o no lo aprenderán en ningún lugar. Y esta es una decisión política, no una decisión científica. Si preguntamos a la ciencia, nos dirá que si dividimos el tiempo entre una y otra lengua, no será igual … ¡Pero sabrás dos lenguas! El daño quizás sean unos milisegundos de mayor lentitud o que en vez de tener un vocabulario de 60.000 palabras lo tengas de 40.000. Pues bueno…

Fuente: Albert Costa: "Ser bilingüe tiene un coste: nuestros niños no dominan igual el castellano"

viernes, diciembre 11, 2009

Demasiadas historias

por Antonio Muñoz Molina.

"El pasado puede usarse para casi cualquier cosa que uno quiera hacer en el presente"
, dice la historiadora Margaret MacMillan (...)

Su último libro, Dangerous Games, trata de la Historia en sí: del modo en que se la usa y en que se abusa de ella, en que se la manipula para justificar una matanza o una guerra o el poder de un tirano, en que se la sustituye por leyendas urdidas para alimentar el narcisismo colectivo, para envejecer y ennoblecer un pasado que no tuvo nada de ejemplar ni de glorioso o que sencillamente no existió. "Usamos la Historia para entendernos a nosotros mismos y deberíamos usarla para entender a otros", escribe MacMillan, pero el catálogo de desatinos que ella misma enumera le da a uno una idea más bien pesimista de la actitud humana hacia el conocimiento de la verdad. Los nacionalistas serbios viven obsesionados por una confusa derrota militar de 1389 que en los años noventa del siglo pasado servía para convertir a los verdugos en víctimas y para justificar la llamada limpieza étnica, la matanza de bosnios musulmanes cuya culpa se mantenía intacta desde que en el siglo XIV se pusieron de parte del imperio otomano. Organizaciones de veteranos de las fuerzas aéreas canadienses lograron que se clausurara una exposición en la que se ponía en duda la eficacia, por no hablar la legitimidad, de los bombardeos que arrasaban las ciudades alemanas en la Segunda Guerra Mundial sin más objetivo que aterrorizar a la población civil.
(...)

Los inventores de patrias no se cansan de repetir la leyenda del pueblo ancestral que se ha mantenido idéntico desde los tiempos más remotos y a la vez es un modelo de modernidad y cosmopolitismo acogedor, que ha sufrido sin doblegarse la opresión de un poder forastero y enemigo, el cual tiene la culpa de todas sus desgracias, y además es grosero, atrasado, arrogante, en muchos casos español.

Este último rasgo, la censurable españolidad, lo apunto yo, no Margaret MacMillan, pero tengo la sospecha de que si pasara unas semanas en nuestro país sacaría materia suficiente para otro libro entero. Ella dice que el estudio riguroso de la historia es necesario para desbaratar las mentiras sobre ella que cuentan los políticos. El relato de lo que sabemos a ciencia cierta que pasó, la causalidad, la secuencia de los hechos, asegura MacMillan, tiene una fuerza que desbarata por sí sola el atractivo del engaño. Pero quizás hay un grado de efervescencia en los delirios colectivos sobre el pasado que vuelve indecible o inverosímil la verdad.

Fuente: Babelia

lunes, diciembre 07, 2009

Una "Editorial" de los 400 de Millet.

La famosa "Editorial" de los 12 diarios catalanes, buscaba con su "unanimidad" causar el efecto de que representaba a toda Catalunya (por eso se permitía el lujo de dictar qué era la "dignidad de Catalunya". Pero realmente lo que representa es a nuestra oligarquía dirigente y ello se ha puesto pronto de relieve.

La Editorial no era algo ajeno al mundo político sino que fue impulsada desde el PSC, por Joaquim Nadal, conseller de Obras Públicas de la Generalitat y por el director de El Periódico, Rafael Nadal, que, ¡oh casualidad!, es hermano del primero. Todo queda en familia...

Incluso el mismo diario "El Periódico" negaba de forma patética, que la iniciativa fuese de las familias que nos gobiernan, en algo les traiciona el subconsciente;

"En contra de lo que han expresado algunos medios de comunicación que rechazan la iniciativa catalana, no se han sumado a esta solo los «400 de Millet», en referencia a un teórico grupo reducido de personas que controlan las principales instituciones del país."

Y como prueba de ello se decía que "numerosas asociaciones" se sumaron al "Editorial"...pero claro...teniendo en cuenta quién monopoliza la "sociedad civil", sumando cargos y más cargos, pues tampoco es de extrañar ( Millet por ejemplo tenía 60 cargos, la mujer de Montilla 15, según denunciaba Felip Puig que resultó había llegado a ostentar hasta 41 cargos)

Tan desde altas instancias venía la iniciativa que mientras en el Gobierno de Madrid estuvieron informados como mínimo un día antes, los demás diarios recibieron el escrito al que se sumaron, a última hora, tanto que en el Diari de Terrassa se tuvo que publicar con un día de diferencia, pues el texto llegó cuando la edición estaba cerrada.

lunes, noviembre 30, 2009

Catalunya: Un sólo altavoz para distintas voces.

Quiero que todo catalán que lea esto piense por sí mismo, que deje de lado lo que haya podido leer o escuchar (y si lee esto es que es una persona más o menos interesada en temas políticos), y que piense cual es su percepción real, de la calle, de la preocupación que había anteayer sobre el Estatut y el Constitucional.

Que piense en sus conversaciones con vecinos, familiares, compañeros de trabajo, amigos. De lo que ha escuchado a la gente en el bar, en el gimnasio o en el autobús... ¿Hay preocupación por el Estatut? Sinceramente, salvo en círculos muy reducidos, ni siquiera se habla del tema. Se habla del trabajo, del vecino, de lo que uno se ha comprado o del amigo que está en el paro, del Barça o hasta de la Gripe A. Pero... ¿del Estatut?
Del Estatut se habla en los medios de comunicación, hasta el hartazgo, pero los catalanes no lo hacen.

Entonces ¿dónde está la "afrenta a Catalunya"? ¿Quién se siente hoy más "indigno" que ayer? ¿realmente estamos en una situación tan grave porque el Constitucional anule o no algún artículo del Estatut? ¿de verdad estamos dispuestos a una "revuelta" pacífica o no, por ello? ¿tan grave es el asunto para que los diarios editados en Catalunya renuncien a su pluralidad pretendiéndose la "voz de Catalunya"? (una sola voz, eso sí, no vaya a pensarse que aquí no somos todos nacionalistas). Pero los datos son los datos, y por más que los mismos medios que promueven la medida se empeñen en que los catalanes pensamos todos igual (aunque sus propios datos evidencia la diversidad) los datos que circulan lo desmienten, no es que este Estatuto lo votasen en contra 1 de cada 5 catalanes, ni que la abstención fuese del 51%, es que, por ejemplo este año la Autónoma (poco sospechosa de poco catalanista) realizaba un estudio según el cual el 43% de los catalanes están poco o nada interesados en la cuestión. Sin embargo para los diarios es "Catalunya" la que habla, por boca de ellos, claro. Son los profetas elegidos, que oyen la voz del Dios-Catalunya y nos la dictan a los catalanes, que al parecer tenemos oídos más necios.

Ni los diarios, ni los políticos catalanes están preocupados porque un rechazo de algunos artículos del Estatut pueda provocar una "respuesta imprevisible" de la sociedad catalana. Están preocupados justo por lo contrario, están preocupados porque la ciudadanía pueda tener la misma pasividad o más que tuvo al ir a votar dicho Estatuto, después de años de estar vendiéndolo mediáticamente. Están preocupados porque la Catalunya real no coincide con su Catalunya soñada. Están haciendo todo el ruido que pueden para conseguir las máximas adhesiones de una población que anda preocupada por otras cosas.

Los políticos y los medios no son bomberos incendiarios, sólo apagan el fuego que ellos mismos intentan encender, sabiendo además que hay una proporción de catalanes muy importante que siempre les hará el juego, pero ello no significa que haya una sola voz, sino que Catalunya está controlada por unas oligarquías (políticas, mediáticas, también lo que llaman "sociedad civil") que sí tiene una sola voz (una de las varias de la plural Catalunya) y que se pretende la única voz existente, silenciando y negando la existencia del resto.

Esta voz, esta mal llamada "Editorial" (que dicen las malas lenguas que es una iniciativa del Conseller Joaquim Nadal), es una voz surgida del Palau, de La Caixa o el Liceo, no es, por supuesto la "voz de Catalunya". Si a caso es una voz que pretende estar tan alta, que no se puedan oír el resto de voces.

El peligro número uno en la Catalunya de hoy, para ellos continúa siendo la información.

Relacionadas:
No existís, integraros.
¿La "Voluntad Nacional" o la "Voluntad de nuestros políticos"?
Los No-Muertos; Vampiros en Cataluña.
La Cataluña Feudal

jueves, noviembre 26, 2009

Por la Dignidad de Catalunya los medios catalanes deberían defender la Constitución.

Si alguien tenía dudas de que los diarios editados en Catalunya (y emisoras de radio) están supeditados a la oligarquía catalana ya queda bien claro con la famosa Editorial de hoy.

Es más de lo mismo, aunque su efecto sea multiplicador. Hablan en nombre de Catalunya y defienden su dignidad (nada menos) pero lo que representan es sólo el pensamiento de una parte de catalanes.

Lo preocupante es el cariz antidemocrático del texto. Se postulan como intérpretes de la voluntad de los catalanes. El que democráticamente el Estatut fuese aprobado no supone que los que lo aprobaron estén en contra de que el Estatut sea revisado por el Constitucional, eso es una interpretación. No supone que el Estatut pase a tener supremacía sobre la Constitución, sino al contrario, el propio Estatut ha de estar formulado de forma que, como queríamos los catalanes, se ajuste a la Constitución (y así lo dice el propio texto). Si no es así, también una mayoría de catalanes (un 90% frente al 73% del Estatut) democráticamente indicamos como debería resolverse el conflicto, y es anulando aquellos artículos que sean inconstitucionales.

Los catalanes no todos somos juristas, y por ello no se nos puede culpar si votamos ciertos parágrafos anti-constitucionales. Eso es responsabilidad de los juristas y políticos que redactaron tal chapuza. Interpretar que nuestro voto al Estatut "desmiente" al voto que dimos a la Constitución es tergiversar los hechos.

El voto al Estatut no era un voto contra la Constitución. Y la "Dignidad de Catalunya" está al menos tan representada en ella (con un 68% de la participación) como lo está en el Estatut, en el que la mayoría de catalanes ni siquiera fue a votar, y eso a pesar de todo el circo mediático que montaron estos medios tan uniformemente defensores de una idea, no compartida por todos, de Catalunya.

viernes, noviembre 20, 2009

La espesa cohesión de un cenagal

por Félix Ovejero Lucas


El Ayuntamiento de Barcelona, por empresa intermedia, ha vetado una publicidad de una sentencia del Tribunal Supremo que reconoce el derecho a elegir la lengua en la primera enseñanza. En una autonomía que gasta una fortuna en política -y penalización- lingüística y otra en propaganda de esa política, una mención a una sentencia judicial se considera "polémica".

El argumento, el habitual: se crea un conflicto donde no lo hay. La prueba de que no hay conflicto es que nadie se queja, se dice. Así de claro, así de cínico.
Las quejas se acallan diciendo que no hay quejas y, por si acaso, se impide la expresión de las quejas. Se confunde, interesadamente, el problema con su denuncia. Como si al que critica una guerra le acusarán de provocarla.

Cuando se estira el hilo del conflicto siempre se llega al mismo ovillo:
la cohesión. Montilla lo acaba de repetir: "La lengua propia es un factor de integración y cohesión (...), con la convivencia civil, con la lengua, no se puede jugar". Por si no estuviese claro el mensaje y el destinatario, precisa que la jurisdicción del Constitucional no alcanza a Cataluña: "Nuestro país no aceptará que se le imponga, desde fuera, una confrontación lingüística". El conflicto parece importarle poco al otro lado del Ebro. El socialismo catalán maneja principios de alcance limitado.

A mí, la cohesión no me parece el acabose. Pero tampoco me extraña que los políticos, incluso aquellos que vetean sus discursos con las bondades de la diversidad, la invoquen. Lo que me extraña es la conclusión. Porque
si nos atenemos a "la integración y la cohesión", la lengua a defender debería ser el castellano, la lengua común y de la mayoría de los catalanes, la de los vecinos y la de la mayor parte de los trabajadores emigrantes. En la enseñanza, desde luego. No lo digo yo, sino un refinado pensador elogiado por los nacionalistas, Kymlicka: "La educación pública estandarizada en un mismo idioma (el de la mayoría) se ha considerado esencial si se quiere que todos los ciudadanos tengan iguales oportunidades laborales".

Yo, por supuesto, no sostengo lo anterior. Creo que hay otros principios a ponderar.
Sólo digo que si lo que importa es la cohesión, hay que hacer lo contrario de lo que se hace.

No es excepcional la manipulación. Hay otra que atañe a algo más importante:
la igualdad. Cuando se sostiene que, en aras de la igualdad, hay que tomar medidas de discriminación positiva en favor de la "lengua minoritaria", en un solo movimiento, se dan dos trucos. El primero: la igualdad -y, por ende, la discriminación- atañe a los individuos. Las lenguas no sufren ni tienen derechos. Tampoco se discriminan. Se discrimina a los hablantes o, en general, a quien se impide el acceso a ciertas posiciones en razón de criterios injustificados: sexuales, raciales o religiosos. En tales casos, la igualdad reclama eliminar las barreras, no entrenar a los ciudadanos a saltarlas. Lo que a nadie se le ocurre es imponer conversiones o cambios de sexo en masa para que estemos en "igualdad de condiciones".

En el caso de la lengua, si hay una común, el problema está resuelto. Con la lengua de todos, nadie se excluye. La exigencia de otra necesita justificación y siempre deja a alguien fuera de juego. Es lo que sucede cuando la "lengua propia" oficia como barrera laboral. Los españoles con "lengua propia" juegan con ventaja: participan en dos ligas, la privada y la de todos. No extrañe que las comunidades "sin identidad" se la inventen. Si no pueden proceder por lo derecho, contra las barreras de los otros, por lo torcido, con las propias. A la igualdad por la discriminación.

Algunos nacionalistas, en nombre de la igualdad de las lenguas, proponen que todas sean oficiales en todo el territorio. Es otro modo de conseguir la igualdad: todos aprendemos todas y las podemos utilizar en todas partes. Todos nos entrenaríamos para saltar todas las barreras. Eso sí, en Europa, con más de 225 lenguas, pasar del primer curso sería cosa de portentos.

El segundo truco:
la discriminación positiva no está pensada para resolver la desigualdad entre minorías y mayorías, sino entre desprotegidos y poderosos. Los ricos, que no son muchos, no parecen necesitarla. Las mujeres, sí. La razón: su presencia política está lejos de corresponderse con su presencia demográfica.

Y ahora, las cuentas.
Mientras el 53,5% de los catalanes tienen el castellano como lengua materna, en el Parlament, hace no tanto, la cifra se quedaba en el 7,1%. El reflejo en la agenda política nos atosiga, aburre y cuesta dinero. Desde luego, la aplicación de la discriminación positiva cambiaría el cuadro.

Los principios, como se ve, trucados. Lo que importa es otra cosa. Asoma sin pudor en la nueva Ley de Educación, que busca educar en el
"sentimiento de pertenencia como miembros de la nación catalana". Vamos, la Formación de Espíritu Nacional. Eso lo justifica todo y a su servicio, lo que haga falta. Con los nacionalistas hace tiempo que uno aprendió a ser un encajador. Un aprendizaje modesto pero absorbente, ya se sabe. Qué le vamos a hacer. Pase con que nos intenten joder la vida, pero, por pavor, que no nos ensucien los principios.


Publicado en El País el 09 de abril de 2009

miércoles, noviembre 18, 2009

El falaz argumento nacionalista de la "Cohesió social".

De entre los tópicos a los que el argumentario nacionalista acude de un tiempo a esta parte está el de la “cohesión”. Es muy chocante, porque hace sólo unos pocos años hubiese sido impensable la utilización de este concepto. Para ello ha sido necesario una amplia difusión y monopolio del paradigma nacionalista, que divide el mundo en unas naciones claramente definidas y declara que Catalunya lo es y España no. Antes de ello, hubiese sido ridículo que precisamente el nacionalismo que exaltaba la defensa de las diferencias hablase de “cohesión”.

Pero hoy, en cosas cualquier cosa que amenace ese monopolio nacionalista, como la educación, la lengua o la inmigración, las diferencias (individuales) lejos de ser defendidas son criminalizadas en virtud de eso que llaman “cohesión”. Resulta que hoy la cohesión es un bien incuestionable, que justifica cualquier abuso. Lo increíble es que en defensa de esa “cohesión” precisamente se busque potenciar aquellos aspectos en los que la mitad de la población es diferente.

La cohesión, contra lo que nos dice el nacionalismo imperante, habría de basarse en una tolerancia de las diferencias entre los ciudadanos, en aprender a respetarse mutuamente y no en un intento de poner unas características por encima de otras, cosa que a largo plazo siempre generará un rechazo que ha de llevar a la des-cohesión.

Los nacionalistas olvidan que ya hay cosas que nos unen como pueblo, que no se han de inventar factores cohesionadores. Nos une vivir en un mismo pueblo, al compartir el territorio donde vivimos. Nos une el interés de que éste sea próspero. Nos unen culturas hermanas (más que hermanas, gemelas diría yo). Nos unen las circunstancias de día a día, las cosas que hemos vivido juntos (Que siempre nos hemos vivido juntos). En realidad son mínimas las cosas que nos separan.

De hecho es una falacia buscar factores cohesionadores, porque ya estamos cohesionados. Cuando estamos con un amigo no lo distinguimos porque hable castellano o catalán. Lo distinguiremos por que un día nos sacó de un apuro o nos dejó tirados, porque es un pesado o muy simpático. La realidad catalana actual es así, está cohesionada de hecho. No necesita factores cohesionadores que consistan en forzar a una parte de la población en dejar de ser como es. Difícilmente esto sería “cohesionador”, si no es la cohesión del engrudo , del estar aplastados, prensados los unos contra otros sin libertad de movimientos.

viernes, noviembre 13, 2009

El "fet diferencial" de la corrupción en Catalunya. (II)

Señalábamos el otro día como la corrupción en Catalunya tiene unas características "diferenciales" impensables en ningún otro lugar democrático del mundo. Ya decíamos que era impensable que uno y el mismo caso de corrupción envolviese en España a altos cargos tanto del PP como del PSOE. (como sucede aquí con CiU y PSC).

El caso se da, porque el poder en Catalunya lo ostenta una casta (y la prueba está en que la lengua propia de los parlamentarios es el catalán en un 93% mientras entre la sociedad los es sólo de un 47%). Por ello es normal que posturas que no tienen unanimidad entre la sociedad (el 44% dice que Catalunya no es una Nación o la mayoría de la población considera que la educación tendría que ser en las dos lenguas frente a la inmersión), no sólo sean unánimes en el Parlament sino que la discrepancia está completamente criminalizada. Esa criminalización se traspasa a la sociedad a través de unos medios que son mera cadena de trasmisión de ese paradigma.

Por ello, al contrario de lo que pasa en las democracias "normales" los partidos políticos no se fiscalizan los unos a los otros en casos de corrupción, y ésta sólo se utiliza una vez descubierta (desde Madrid, o desde algún proceso judicial independiente, pero nunca desde el propio sistema). Y aún así, ese "uso" (en las "peleas de familia") es comprometedor, y se ha de andar con pies de plomo...En las democracias del mundo se dan casos de corrupción en que uno de los encausados puede amenazar con "tirar de la manta". La amenaza, por supuesto, siempre va contra gente de su propio partido (que les dan de lado una vez descubierto el pastel). Pero aquí no, aquí, caso único en el mundo, como todos en el fondo forman parte de un mismo partido, las amenazas van contra el resto de partidos. Así Agustí Colomines, el Presidente de la Fundación Trias Fargas (de Convergència) tras destaparse la financiación por parte de Millet, declara: "Si nos van presionando, al final lo contaremos todo. Extenderemos las sospechas por todas partes y meteremos el sistema en crisis y esto será Italia". Por supuesto, en seguida sale Artur Mas por TV3 a matizar "seguramente el señor Colomines tenía sus razones para decir lo que dijo, pero se pasó un poco de frenada." Y a continuación Colomines se desdice afirmando que "no amenazó a nadie". Las aguas del Oasis vuelven a su calma.

Al descubrirse que Àngel Colom recibió 72.000€ al pasarse a CiU para pagar las deudas de su Partit per la Independència, Colom declaraba; "Hay gente en Catalunya que quiere poner fin al catalanismo, gente interesada en ensuciar a todo el mundo, sea la burguesía, sean mecenas, sean dirigentes o luchadores del catalanismo. (...)Si los socialistas quieren, porque de ahí viene el ataque, matarme políticamente, que hagan cola." y se refirió al PSC como "esos que están pringando a gente para sacarse la mierda que llevan en su propio zapato". Pero al día siguiente (y tras una conversación entre Oriol Pujol e Iceta) Convergència desautoriza esas declaraciones de Colom, eso sí, sin tomar ninguna medida contra él y declarándolo "victima" del caso. Vuelve la calma al Oasis.

Pero eso no era nada. El mismísimo Jordi Pujol se descuelga con la amenaza, al resto de partidos de tirar de la manta; "si entramos aquí nos haremos mucho daño, porque yo tendré una respuesta fácil. Yo también le podría decir: 'estos dieron tanto a tanto, este dió tanto a tanto..'(...) todos haríamos un poco de hedor". "No entremos, pero, ei! si hace falta entrar, entraremos, yo me parece que no tengo que entrar, pero si tengo que entrar personalmente, entraré". Posteriormente matizaría que "se expresó mal" (aunque bien claro que fue), tras lo que Artur Mas apostilla "Creo que se equivocó al decirlo así". Volvía la calma al Oasis.Pero todo esto viene de lejos ¿no nos suena ya? ¿recuerdan como se desarrolló el caso del 3 per cent? Exactamente siguiendo el mismo esquema. Aquí los diferentes partidos políticos se comportan entre ellos de la misma forma en que lo hacen en un único partido internamente. Las rencillas que salen a la luz, siempre tapadas con un posterior "aquí no pasa nada" son idénticas a las que vemos, por ejemplo, en la lucha de pode dentro del PP entre Rajoy, Gallardón y Aguirre.

Dejo para más adelante la exposición de las relaciones entre los "400" que decía Millet, el cómo unas familias ya poderosas antes de la llegada del franquismo, y que mantienen su poder durante este, se reparten entre el espectro político catalán durante la transición, para seguir monopolizando el destino de Catalunya (ahora ya con un control más absoluto y un freno desde Madrid mucho más ligero).


Relacionadas:

El "fet diferencial" de la corrupción en Catalunya (I).
¿Por qué lo llaman "sociedad civil" cuando quieren decir "oligarquías catalanas"?.
Peligro público número uno: LA INFORMACIÓN.

miércoles, noviembre 11, 2009

El "fet diferencial" de la corrupción en Catalunya (I).

La importancia de los casos de corrupción en Catalunya va mucho más allá de unos casos "particulares" de choriceo como los que se pueden dar en cualquier otro lugar (como pretenden hacernos creer desde el establishment político-mediático). A través de ellos se desvela el funcionamiento "diferencial" de Catalunya respecto a otras comunidades. Lo que queda al desnudo es la connivencia de toda la esfera de poder en Catalunya, la existencia de esa oligarquía de las "400 personas" que más allá de disputas de familia (en los resquicios de las cuales se evidencia la realidad) tienen unos grandes acuerdos de fondo, un gran fin común, que pasa por el control y construcción de la "Nació catalana" a su imagen y semejanza.

Qué la élite dirigente catalana se parece bien poco a la sociedad en la que se halla tampoco necesitaba de esas nuevas evidencias. Basta con preguntar la opinión de algún vecino, primo, o del panadero de la esquina, sobre los
temas nacional-identitarios que se discuten tan axiomáticamente entre nuestros políticos y periodistas, para que uno pueda creer que se trata de gentes pertenecientes a un país diferente del de sus representantes. Lo mismo se puede decir si miramos los apellidos de la gente que se sienta en el Parlament, donde los más comunes en Catalunya resultan ser los excepcionales. O igualmente si hablamos de la lengua propia de estos parlamentarios, que resulta ser el castellano en un 7% (y eso que hay que contar a Diputats de Ciutadans y el PP) frente al 53% de catalanes que tenemos el castellano como lengua materna.

Pero la explicación de cómo es posible tal situación queda mucho más a las claras cuando uno conoce el funcionamiento de esta oligarquía disfrazada de democracia en que los catalanes vivimos.

Mientras que, en el resto del Estado, cuando surge una situación de corrupción en un partido político (muchas veces propiciada por el partido contrario), la oposición se frota las manos, y junto a la prensa intentar excarvar y sacar a la luz lo máximo de ella, aquí el partido oponente tapa y disimula las vergüenzas del vecino. En el resto del Estado cada partido tiene sus (más o menos lícitas) fuentes de financiación completamente ocultas, y sería muy celebrado por el rival conseguir desvelar y denunciar cuales son, aquí resulta que todo eso es compartido y conocido por todos. Las mismas familias los alimentan a todos, el caso Millet ya fue paradigmático, involucraba tanto al PSC como a CiU o incluso al PP (de la época Piqué, cuando pactaban con CiU) queda explicada así la pasividad del PP ante el nacionalismo, por más que tengan que hacer vacíos gestos para mantener a su electorado.

Lo del Caso Pretoria es una evidencia más. Una red organizada por los más altos cargos de CiU, en la que están igual de involucrados diferentes cargos del PSC (y el caso de Bartomeu Muñoz es un ejemplo, quizá no tan conocido como Alavedra o Prenafeta, pero no es un "cualquiera" en el PSC, recordemos que era el vicepresidente de la Diputación de Barcelona -desde que la presidía Corbacho- o que fue colocado como alcalde por Manuela de Madre, o era cercano y gran amigo de Carme Chacón).

¿Es imaginable siquiera un caso de corrupción a nivel español, que involucrase juntos a altos cargos del PP y del PSOE?

(continuará...)

Relacionadas:

¿Por qué lo llaman "sociedad civil" cuando quieren decir "oligarquías catalanas"?.
La Cataluña Feudal
No existís. Integraros.

viernes, noviembre 06, 2009

¿La "Voluntad Nacional" o la "Voluntad de nuestros políticos".?

Un pequeño resumen que sirve para desmentir el argumento sobre la "voluntad nacional" como enfrentada al Tribunal Constitucional en el asunto del Estatut se encuentra en "Cambiar el reglamento y echar al árbitro" de Félix Ovejero (El País - 03 de noviembre de 2009) del que extraigo un pequeño extracto;
···

(...)No se discute lo que pueda decir el Tribunal Constitucional, sino su legitimidad para decirlo. En Cataluña sucede cada día. Sin ir más lejos, la pasada Diada, Ernest Benach, presidente del Parlament, sostuvo que
"el TC no puede cambiar lo dicho en un referéndum". Una más de las diversas declaraciones que contraponen "la voluntad nacional de Cataluña", por utilizar la colosal expresión de Joan Saura, a la interpretación que de la Constitución pudiera hacer el máximo tribunal.

¿Es éste nuestro caso? Empecemos por la "voluntad nacional de Cataluña". Un poco de historia, que no empiece hace 10 minutos, nos remite, antes que a otra cosa, a la
"voluntad de los políticos catalanes". La idea de un nuevo Estatuto es cosa suya. De siempre. Por sus pactos de aquella hora o por lo que fuera, Pujol ya reclamaba su reforma en el instante siguiente a la aprobación del anterior. Cada vez que se acercaban las elecciones. Luego se olvidaba. Era su manera de mantener la tensión política, la letanía del victimismo y de la reclamación permanente insatisfecha, la identidad misma del nacionalismo. Naturalmente, no iba en serio. Como tampoco iba en serio Mas en octubre del 2002, cuando, sobre el horizonte de las autonómicas del año siguiente, volvió a repetir la misma cantinela, esta vez bajo la decoración de un "nuevo" Estatuto. Apenas un par de semanas antes, en el Parlament, ante una propuesta de Carod de reforma del Estatut, Pujol había silbado, alegando que en ese momento era "inviable" y "crearía frustraciones". Por supuesto, volvió a repetir, la próxima legislatura ya sería otra cosa.

Para desnudar sus intenciones, y a sabiendas de que el PP y CiU no iban a complicarse mutuamente la vida, PSC, ERC e IC recordaron a Pujol y a Mas que no hacía falta esperar a las elecciones. Maragall insistía en que con el PSOE en Madrid las cosas serían bien diferentes, que entonces sí se podría "cumplir el proyecto catalán y el de todos y cada uno de los pueblos de España, comenzando por el vasco". Muy bonito pero, con las perspectivas electorales de aquellas horas, simple fantasía. A sabiendas. Y es que todos estaban convencidos de que el PP ganaría y, sobre ese trasfondo, el nuevo Estatuto no era más que un entretenimiento electoral. CiU pedía el cielo, el mismo de siempre; eso sí, para después de las elecciones. También como siempre. Y los otros, lo mismo, pero antes, para dejar a cada cual en su sitio, y porque, a qué engañarse, no daban un duro por Zapatero. Acabadas las elecciones, las cosas volverían a donde estaban.

Nadie creía entonces que el juguete iba a durar mucho más. Porque, a pesar de vivir en el eco de su propia voz, ni los más trastornados ignoraban que tampoco esta vez la vida de verdad se rozaba con sus entretenimientos. Ramoneda lo escribía en aquellos días:
"Los catalanes están mucho más preocupados por el trabajo, por las pensiones, por la seguridad, por la inmigración, por la vivienda, por la carestía de la vida, por la sanidad y, en determinados momentos, por el terrorismo (...). Sin embargo, el principal debate que entretiene a la clase política catalana es la reforma del Estatuto (...). Se entiende por parte de la coalición nacionalista gobernante (...). Tampoco es extraño que Esquerra juegue esta carta (...). Es, sin embargo, difícil de comprender que entre al trapo el PSC. ¿A estas alturas todavía, de verdad, creen que necesitan competir en nacionalismo con Convergència i Unió?". En resumen, voluntad de la clase política.

La temperatura de
"la voluntad nacional" la tomaba una investigación realizada por diversas universidades: entre las autonomías investigadas tan sólo los andaluces se sentían más satisfechos con su nivel de autonomía. A comienzos de 2003, según el CIS, tener un mayor grado de autogobierno sólo preocupaba al 3,9% de los catalanes. Resultados que no se vieron desmentidos tres años más tarde, cuando, después de una campaña de propaganda sostenida y atosigante, lo que se presentaba como la respuesta a las demandas del pueblo catalán recibió el refrendo, sobre el total del censo, del 35% de los ciudadanos, con una participación de menos de la mitad de los ciudadanos, una cifra inferior a la de las elecciones en plena guerra en Afganistán. Por situarnos.

miércoles, noviembre 04, 2009

La estrecha puerta de la "Casa Gran"

¿Pero de dónde proviene esta extraña idea de que pueda haber auténticos catalanes y otros que son "falsos"? (ver). Está claro, del nacionalismo, incluso del moderado. Un ejemplo paradigmático es la "casa gran" de Convergència.

Con este proyecto Artur Mas pretendía conseguir algo que no le estaba permitido. Por eso no contentó a nadie dentro del nacionalismo catalán. Nos dijo que para ser catalán hace falta algo más que ser "administrativamente catalán", esto es, ser ciudadano catalán.

Pero claro, hace falta decir "qué" es ese más. Y si lo dice....pues quedaría a las clara que es una exclusión directa a la mitad de los catalanes. Desvelaría el trasfondo etnicista del nacionalismo ante toda la sociedad catalana y ésta mayoritariamente dejaría de tener ese consentimiento callado que hoy la adormece. Era una puerta muy, muy estrecha, para su "casa grande".

La solución es la que siempre dio el nacionalismo (casi que aquí pondría pujolismo, pues fue el gran paradigma de esto) en estos casos. En lugar de la afirmación clara, la ambigüedad estudiada. Para que así, aquellos que interesa entiendan lo que se quiere no se puede decir, pero que, a un tiempo, nunca se le pueda acusar a ellos de haberlo dicho.

Venía de: Los Catalanes de Mentira.

viernes, octubre 30, 2009

Corrupción en... ¿..."España"? ¿Pero no quedamos en que esto eran "els Països catalans"?

Me vais a permitir una maldad...Me parece increíble como a veces los nacionalistas encuentran similitudes entre los "Països catalans" para justificar una presumible "superioridad" o "diferencia" de algún tipo, lindando a veces con lo que algunos llaman "racismo cultural", o siendo más rigurosos, el etnicismo.

Así, ante la coincidencia de que en cierto éxito, intelectual o deportivo, aparezcan por ejemplo, un catalán, un mallorquín y un valenciano, muchos enseguida se percatan, atan cabos y lo sacan a relucir como éxito de los
"Països catalans", que en teoría vendría a demostrar la superioridad identitario-cultural. (Esto lo hacen todos los nacionalismos ante el éxito del compatriota, pero claro, el españolista no ve superioridad "española" en que en unas semifinales haya dos atletas cubanos, un español y un argentino.). Lo mismo se utiliza, como justificación del presente hallada en el pasado, como si la historia marcase nuestros genes, con conceptos como el "seny", el "pactisme", un supuesto "espíritu democrático", etc...

Sin embargo todavía no me he encontrado nadie que subrayase la coincidencia -que es sólo eso, coincidencia- de que los tres casos graves de corrupción que implican altas instancias y no meros
"choriceos locales" de unos aprovechados, se han recogido precisamente en Catalunya, Baleares y Valencia; los "Països catalans".

Es cuestión de recordárselo, sobretodo a aquellos que han hablado siempre con ese desprecio de la
"Picaresca española" -asimilando al pícaro con el corrupto-, como sugiriendo que el ser pícaro (ellos leen "corrupto") es cosa propia de la "esencia española".

Nuestra esencia catalana, en cambio, es la honradez (frente al pícaro), el trabajo (frente a los vagos españoles), la cultura (frente a la incultura española), la tolerancia (frente a la intolerancia española), etc...

lunes, octubre 26, 2009

Los catalanes de mentira.

Es posible que sea muy desagradable que te consideren como perteneciente a algo de lo que tú piensas que no formas parte. Es el problema del independentista, que no "sintiéndose" español así lo considera la ley. Aunque ser español básicamente sea un derecho, la nacionalidad de un país al que no perteneces "se pide", y una vez obtenida pasas a ser ciudadano y a tener derechos como tal, y no mero "turista" o "extranjero" o incluso "sin papeles". (¡Qué no pocos esfuerzos hacen algunos para llegar a ser considerados "españoles"!). Pero allá cada cual, para gustos colores.

Pero yo le aseguro a cualquier independentista que es mucho peor lo contrario, no ser reconocido como formando parte de aquello a lo que perteneces de hecho (y de ley). Eso se llama discriminación. Y aquí, las políticas identitarias y nacionalistas han conseguido que sea algo cada vez más común. Ya más de una vez he tenido que oír, directa o indirectamente, aquello de que "tú no eres catalán". A veces en su versión más suave (es un decir) de "tu no eres un verdadero catalán". Bien triste es nacer y vivir toda una vida en Catalunya, de padres catalanes, para total ser sólo un "catalán de mentira".

viernes, octubre 23, 2009

Inmigración en Catalunya: Devueltos a su lugar de origen durante el franquismo.

El mes pasado relataba como existe, entre las mentiras que el nacionalismo va explicándose y nunca se desmienten porque son las cosas que al nacionalista (que por su misma esencia se guía por los sentimientos y no por la razón) le gusta creer, y cuando las oye, las repite como un argumento más, como un intento de culpabilización del descendiente de inmigrantes, y de mantenimiento del victimismo... Existe digo, una muy extendida que supone que la inmigración a Catalunya fue alentada cuando no provocada, por Franco para "castellanizar" Catalunya. Existen datos sobrados de qué fue justo lo contrario, Franco intentó frenar cuanto pudo esa inmigración. Y las verdaderas víctimas eran esos inmigrantes, gentes humildes que iban a ser explotados con sueldos y trato de semi-esclavaje.

Pues casualmente, TVE ha emitido un reportaje, en "Informe semanal" sobre el tema, sobre la represión, y el retorno obligado a sus tierras de origen, de miles de inmigrantes;

El franquismo reprimió a miles de inmigrantes



Más datos:
De cómo el franquismo planeó castellanizar Catalunya y otras historias.

martes, octubre 20, 2009

Reagrupament, Ciutadans y el establishment de Catalunya.

Asisto asombrado a la cantidad de páginas y horas de televisión y radio dedicadas al nuevo proyecto político independentista Reagrupament de Joan Carretero. Informaciones, seguimiento, entrevistas. Está muy bien, considero que el votante debe estar al tanto de las alternativas.

Sin embargo me ha hecho recordar el surgimiento de Ciutadans. El silencio absoluto.
Me ha hecho recordar a Mònica Terribas, el día de su entrada en el Parlament intentando fingir falsamente sorpresa, por algo que todas las encuestas indicaban (aunque silenciaban) y la Terribas conocía perfectamente. Llegaba al Parlament un partido que en teoría no existía.

Algunos inocentes (o no tanto), nos dijeron a posteriori, que el motivo era que Ciutadans, antes de las elecciones, no era un partido con "representación" parlamentaria. Tampoco lo es
Reagrupament. Y después de serlo, de llegar a tener representación, el cambio fue de un silencio absoluto, a unos ligeros y escasos susurros, casi siempre para difamar. Alguien debería comparar el minutaje de Ciutadans o los diputats del Grupo Mixto (ex-Ciutadans), que tienen representación parlamentaria, con el minutaje en los distintos medios, de Reagrupament, que no lo tienen. Y eso hoy.

Me ha hecho pensar, que puesto que Reagrupament también conviene poco al establishment partitocrático, y sin embargo están continuamente presentes en los medios, debe haber otra diferencia, algo más profundo, algo que hacía mucho más peligroso al movimiento Ciutadans (desgraciadamente, hoy casi desactivado) que a este movimiento Independentista. Pero la respuesta ya la sabemos. El establishment al que molestaba Ciutadans es mucho más poderoso. No está en el Parlament (o sólo en parte) aunque lo dirige, sino en
"los círculos del Liceo y del Ecuestre, el consejo asesor de la Caixa, la junta del G-16 o la tribuna del Barça". .

Relacionadas:

¿Por qué lo llaman "sociedad civil" cuando quieren decir "oligarquías catalanas"?

Los no-muertos vampiros en Cataluña

viernes, octubre 16, 2009

Libertad individual, un espacio sagrado.

"Cualquiera sea la teoría que adoptemos sobre el fundamento de la unión social y sean cualesquieras las instituciones bajo las cuales vivamos, hay alrededor de cada ser humano considerado individualmente un círculo en el que no debe permitirse que penetre ningún gobierno, sea de una persona, de cuantas o de muchas;

Hay una parte de la vida de toda persona que ha llegado a la edad de la discreción, en la que la individualidad de esa persona debe reinar sin control de ninguna clase, ya sea de otro individuo o de la colectividad.

Nadie que profese el más pequeño respeto por la libertad o la dignidad humana pondrá en duda que hay o debe haber en la existencia de todo ser humano un espacio que debe ser sagrado para toda intrusión autoritaria"

John Stuart Mill (1806-1873)
Principios de Economía Política

martes, octubre 13, 2009

Integración y Multiculturalismo, dos formas de discriminar.

"Ni la integración -es de los nuestros si renuncia al origen- ni el multiculturalismo -el origen es determinante y nunca será de los nuestros- responden a la verdadera actitud de reconocimiento: 'Podréis llegar a ser uno de los nuestros plenamente, sin dejar de ser vosotros mismos'."


(Josep Ramoneda comentando el libro;
"El desajuste del mundo" de Amin Maalouf)

Fuente: Babelia.

jueves, octubre 08, 2009

¿Por qué lo llaman "sociedad civil" cuando quieren decir "oligarquías catalanas"?.

En el resto del mundo, la sociedad civil refiere a la ciudadanía. A la "gente de la calle" y sus relaciones, a la persona que ésto lee, a su familia y a su comunidad de vecinos. En Catalunya, no. Aquí el "fet diferencial" alcanza también a esto. Aquí uno ha visto durante años que cuando se referían a la "sociedad civil", los medios de comunicación y políticos, nos estaban hablando de unas gentes con las que uno no se suele cruzar por la calle.

Ahora con el "caso Palau" aún se hace más repetitivamente. Se destaca el peligro que el caso supone porque puede contaminar a toda la "sociedad civil", o las relaciones entre la política y la "sociedad civil", que no deberíamos confundir al señor Millet con el resto de la "sociedad civil", pues es un caso más o menos aislado, o incluso que todo esto es un ataque contra la "sociedad civil".

Porque aquí, Fèlix Millet es uno de los máximos representantes de la "sociedad civil". Yo no sé si el lector es hijo del Presidente de algún banquero, si solía veranear con la "familia Maragall", si el President Jordi Pujol se solía pasar por casa o si come cada verano con Artur Mas. No lo sé. Pero para mí, eso no es muy representativo de la normalidad entre la ciudadanía catalana.

Lo que se llama aquí "sociedad civil", no es sino lo que en otros lugares se conoce como "oligarquías". Esto es, unas élites de poder, que por encima del poder político, que en teoría es elegido democráticamente, mueven resortes, quitan y ponen al gusto. Son gentes, "familias", que están ahora y estaban antes. Son unos 400, "y siempre somos los mismos" como dijo el propio Millet. Y sólo hay que ver su procedencia cultural y social. (que curiosamente coincide con la que conforma el Parlament, y que es muy diferente a la que conforma "la calle").

Así uno no se extraña, que cuando los medios hablan de la "sociedad civil" se de por hecho, que toda la catalana tiene un sentimiento fuertemente nacionalista, cuando sólo un 16% de la población no se considera español. O que sólo refiriéndose a la lengua catalana se hable de "nostra llengua" cuando un 43% considera que su
lengua propia es el castellano.

O sea que, considerando como "sociedad civil" aquello que no es más que oligarquía, unos centros de poder económico-social, lo que desaparece en el silencio es precisamente la "sociedad civil" real, aquella que ni come, ni se va de vacaciones con los presidentes. Para Touraine, la "sociedad civil" distinguida frente a la política, era el requisito previo para la democracia. Pero si el poder político y la "sociedad civil" pertenecen en realidad a un sólo y reducido núcleo de personas, la democracia real se diluye. Porque sólo algunos tienen acceso continuo a los medios de comunicación y en realidad, en las elecciones, lo que estamos es eligiendo cual de estas opciones precocinadas (en el Liceo, el Orfeó, La Caixa...) nos parece más aceptable.

Y aún peor, si por ejemplo, dentro de estas oligarquías poderosas y de espaldas a la diversidad social, hay un consenso de fondo de ciertos temas, como por ejemplo un proyecto de construcción "nacional" que implica la puesta en marcha de una "inmersió" y el arrinconamiento del castellano al ámbito familiar (lo que conlleva, a su vez, la consideración de la "llengua" como tema intocable, y la criminalización de aquel que lo ponga en cuestión publicamente). Si éste consenso existe entre las diversas tendencia entre las que se reparten el poder, la democracia real se nos diluye.



Relacionadas:

La Cataluña Feudal
Soy quien soy, que no soy yo.
Peligro público número uno: LA INFORMACIÓN.
No existís, integraros.

Los No-Muertos; Vampiros en Cataluña

viernes, octubre 02, 2009

Zenón el estoico; Una Ley para todos.

"No deberíamos vivir en estados o poblaciones divididas y cada uno con su derecho, sino creer que todos los hombres son nuestros compatriotas y conciudadanos; no debería haber más que una forma de vida y un orden estatal, del mismo modo que un rebaño común se cría según una misma ley"

Zenón de Citio (334 a.c. - 260 a.c.)
Politeia

miércoles, septiembre 30, 2009

De cómo el franquismo planeó castellanizar Catalunya y otras historias.

La paranoia y manía persecutoria de algunos nacionalista hace que corran algunos mitos, del tipo "teoría de la conspiración" que planteados fríamente son absurdos pero que sirven para alimentar a su "cosmovisión".

Uno de ellos es que la fuerte inmigración de los 60 a Catalunya, fue un proyecto maquiavélicamente inventado por Franco para castellanizar Catalunya. Ya de niño la cosa me parecía contradictoria con la memoria familiar; por una rama, mi abuela me explicaba como para venir tuvo que hacerlo con... ¡salvoconducto!. Documento que sólo daban a quien tenía familiares ya residentes. O sea, que pocas facilidades le daban para venir. Pero eso se podía explicar por lo reciente que estaba el final de la guerra cuando ella llegó y por las zonas a las que fue.

Pero por la otra rama familiar me explicaban anécdotas en las que estaba claro que llegó un punto en que, o tenías familia, o no se te permitía la residencia en Catalunya. Un caso me llamaba especialmente la atención, de un chico que al parecer llegó a la Estación varias veces, intentando burlar el control, y tantas veces como llegó lo devolvieron a Andalucía. La última vez se presentó completamente rapado. Antes de devolverlo se ocuparon de cortarle el pelo al cero.

Después me he enterado de que sí, lejos de "castellanizar" Catalunya, el franquismo intentó impedir que tanta cantidad de personas llegasen a Catalunya. No por lo de castellanizar o no, que eso les traía sin cuidado (en ese aspecto todo lo veían controlado) sino por el descontrol social que suponía tal movimiento.

Paco Montes Marmolejo, por ejemplo, lo refleja en sus
"Memorias Andaluzas", como ya desde los años cincuenta se dictan "órdenes tajantes contra los que llega­ban a Cataluña, principalmente a Barcelona y provincia para que una vez en ella fueran devueltos a sus lugares de ori­gen. Se pusieron vigilancias en los distintos apeaderos y en la terminal, y todo aquel que no llevase consigo un contrato de trabajo, o certificado de residencia, era llevado a Montjuich, para devolverlo nuevamente hacia lo que había abandonado con la esperanza de mejorar".

lunes, septiembre 28, 2009

La Cataluña Feudal


El escándalo del Palau deja en evidencia la precariedad de nuestros mecanismos de control institucional, la falta de supervisión de las cuentas públicas a pesar de las numerosas instituciones existentes para fiscalizarlas, la poca asunción de responsabilidades cuando se pone de manifiesto el incumplimiento de nuestra función, y un sistema de élites feudal.

¿Hubiera sido posible no detectar el gran fraude si Fèlix Millet no formara parte del Partenón social catalán, de la Cataluña feudal que hereda cargos, prebendas y respetabilidad pública?, ¿si Millet no fuera puro Gotha local?

En libro L'oasi català, Andreu Farràs y Pere Cullell hablaban de las
cien familias que se reparten el poder. Una idea compartida por el propio Fèlix Millet Tusell, que les decía a los autores: "Somos unos cuatrocientos y siempre somos los mismos", citando como lugares de encuentro el Orfeó Català, el Círculo del Liceo, la tribuna del FC Barcelona y La Caixa.

Los mismos desde el colegio (antes Virtèlia o Jesuitas), pasando por el club deportivo, el lugar de veraneo y el consejo de administración.

Millet había simultaneado sus cargos en el Palau con su presencia en una quincena de fundaciones culturales, empresariales y deportivas. Fue Josep Lluís Núñez, necesitado de pedigrí, quien le pidió que se incorporara a la junta para llevar adelante la Fundación del FC Barcelona y allí continuó Millet con Joan Gaspart a pesar de haberse presentado en la candidatura de Bassat. ¿Quién no iba a aprovechar el centro negocios y contactos que representa la entrada a tribuna?

¿Por qué acudió Núñez a Millet? Por su pata negra catalanista. A Fèlix Millet Maristany, padre del Millet ahora en apuros, el Generalísimo le llamaba el catalán cuando era el presidente del Banco Popular durante el franquismo. Como presidente del Orfeó, Millet Maristany protagonizó algunas de las páginas más significativas de la reivindicación catalanista durante la dictadura. Els fets del Palau tuvieron como consecuencia el consejo de guerra a Jordi Pujol. Fèlix Millet tiene dos hermanos: Joan, que fue consejero de Banca Catalana con Jordi Pujol, y Xavier, candidato de CiU en 1979 a la alcaldía de Barcelona en las primeras elecciones municipales, cuando Pujol lo colocó como candidato salomónico entre Ramon Trias Fargas y Miquel Roca.

(...)

Una democracia y una economía sólidas sólo pueden basarse en la meritocracia, en las élites que lo son por el mérito, la inteligencia, la capacidad y el esfuerzo. Lo demás es feudalismo.

Artículo de ESTHER VERA para El País 24/09/2009

Artículo completo.
El País 24/09/2009

viernes, septiembre 25, 2009

Inmersión Lingüística: La educación en Catalunya da niveles equiparables a los de las comunidades más pobres

No se ha hecho nunca un estudio en Catalunya de como afecta la inmersión a la formación de los niños castellano-parlantes. Es algo increíble, la inexistencia de estudios sobre el tema, dado el calado de la inmersión. Lo único que existe es uno de los estudios de PISA (2003) en el cual se preguntaba, circunstancialmente, también el idioma del alumno.

La correlación de los datos "lengua materna" con "fracaso escolar" era pavoroso. Los castellano-parlantes que sufrían la inmersión estaban muy por debajo del nivel educativo de los que recibían la enseñanza en su propia lengua. La explicación que se daba de ello era que "el nivel económico" de los castellano-parlantes era muy inferior.

La explicación desde luego, nos llevaba a unas conclusiones casi peores, que ahora dejo de banda, en el sentido de que ¿tanta es la diferencia económica en función de la lengua? ¿por qué se mantienen estas diferencias después de tantos años? etc.

Pero además, "Asociación por la tolerancia" demostró como aún descontando la variable de la situación los niños no educados en su lengua materna tenían una tasa de fracaso escolar 15 puntos mayor.

Ahora ha salido un informe de la Obra Social deCaixa Catalunya que, teniendo en cuenta que es la única Comunidad española donde se aplica la inmersión obligatoria, es muy significativo;

Catalunya presenta déficits educativos por encima de los niveles que le correspondería teniendo en cuenta su nivel económico.

Así, un 40% de la población catalana de entre 25 y 39 años tiene titulación universitaria, una cifra por encima de la media española (38%), pero muy por debajo de comunidades como Madrid, Navarra y el País Vasco, donde la tasa está por encima del 50%.

La tasa de abandono escolar prematuro es de un 31% entre los catalanes de entre 18 y 24 años, mientras que en el País Vasco es del 15%, en Navarra del 16% y en Madrid del 21%. El informe señala que esa tasa de abandono escolar no se corresponde con su nivel de renta.

Marí-Klose explicó que los mejores resultados educativos se dan en aquellas comunidades con mayor PIB por cápita, pero Catalunya es una excepción en este punto. A pesar de que su PIB por cápita es igual o superior a 23.000 euros, como en las otras tres comunidades, la tasa de vulnerabilidad escolar se acerca a la de las comunidades con PIB bajos.

Relacionadas:

Declaración de la Unesco sobre la educación en Lengua Materna.
La Lengua Vehicular de la escuela como medio de exclusión socio-cultural

lunes, septiembre 21, 2009

El Prat de Llobregat no es independentista.

Información a través de e-noticies:


El Prat de Llobregat no es independentista.


"Una moción de apoyo a Arenys sólo tiene 1 voto a favor de ERC, 2 abstenciones de CiU y 22 votos en contra"

Frente a casos de pueblecitos pequeños de la Catalunya profunda como el de Arenys, ha sucedido esto, por un fallo estratégico de ERC, una ciudad que multiplica casi por diez la población de Arenys.


¿tendrá el mismo hueco informativo entre el nacionalismo y los medios de comunicación?

Por supuesto que no.

viernes, septiembre 18, 2009

Silbidos en castellano durante la sacrosanta Diada.

En la diada de este año, nuestros políticos se llevaron una inesperada sorpresa.La Catalunya oculta, la innombrable, la de los vampiros no-muertos, se les apareció, como en una pesadilla y en el lugar menos deseado; en la ofrenda floral a Rafael Casanova de la Diada.

Este año los políticos no fueron silbados por "poco patriotas", sino al contrario, estos minoritarios silbidos fueron apagados por aquellos que protestaban ante unos políticos que se dedican básicamente a la construcción de una "Nació" y olvidan los intereses reales de la ciudadanía. Pan, escuela y siete llaves al sepulcro de Casanova.

Estos catalanes ninguneados, indecencia de las indecencias, no sólo gritaban cosas tan terribles como "¡Más trabajo y menos Estatut!" en claro castellano sino que incluso silbaron al himno...y es que, parece que se las trae bien floja la "sacrosanta" catalanitat. Aunque ellos sean para el poder, meros espectros etéreos, sus problemas son muy reales y no los imaginarios del nacionalismo.

Duran i Lleida, asombrado y blanco como después de ver un fantasma, declaraba "Este año los abucheos son más en castellano que en catalán"

Carod-Rovira, a parte de que afirmó que "se moría de vergüenza". (¿no se moría de vergüenza cuando los que silbaban, como suele ser tradicional, eran los independentistas?), se quejó también de "la imagen deplorable que estamos dando como país." "Nosotros hagámonoslo mirar.". Y desde luego, haceróslo mirar.

Pero lo más increíble, para sorpresa de propios y extraños es lo que dijo a continuación:

"En ningún país del mundo, el día de su fiesta nacional, cuando se siente el himno nacional del país, la gente grita, abronca, silba, insulta, etc. No pasa en ningún lugar del mundo"

De una cosa nos hemos enterado; Carod debió seguir la Final de la Copa del Rey, Barça-Athletic de Bilbao a través de TVE.

lunes, septiembre 14, 2009

Los diez amigos y la democracia.

Diez amigos hicieron una celebración en un restaurante.

Cuatro de ellos querían comer tortilla de patatas, cuatro querían pasta italiana y dos carne.

Acordaron en principio que harían un menú combinado, más complejo, pero en el que habría variedad para elegir, después de todo tenían que compartir mesa.

Pero una vez en el restaurante, dos de los amantes de la pasta se plantaron en banda; Consideraban poco "democrático" no someter el menú a referéndum. Así que redactaron una pregunta y la sometieron a votación;
"Deseas que el menú de hoy se componga de pasta o de tortilla?"

Seguidamente acusaron a quienes se negaron a aceptar el referéndum-consulta de anti-demócratas ¿cómo no aceptar la autoridad de una votación?

Alguien hizo notar, que si iban a
compartir mesa, aunque no se cumpliese la "comida ideal" de ninguno, debería contentar a todos. Pero a penas pudo oírsele entre las discusiones y gritos de los tortillistas y pastallistas.

Moraleja:
Si te gusta la tortilla española, no vayas a Arenys de Munt. Pero en Barcelona hay sitios donde la hacen sabrosísima.

martes, septiembre 08, 2009

¿Por qué nos niegan el "dret a decidir" a los catalanes?

Con motivo de la "consulta" independentista organizada por el ayuntamiento de Arenys de Munt, se está alegando que el oponerse a ella es "poco democrático" y como siempre se habla del "derecho a decidir".

Dejemos a parte, que la idea de democracia de algunos es bastante curiosa, ya que no entienden que hay "ámbitos", que un ayuntamiento que tiene unas "competencias" gracias a la democracia, no puede arrogarse otras que pertenecen a otras instituciones igual de democráticas. ¿Entenderíamos que un ayuntamiento hiciese una consulta para elegir el Presidente de la Generalitat?.

Pero es que, además, estos adalides del "derecho a decidir" resulta que son los mismos que niegan que un padre tenga ese mismo "derecho a decidir" cuál es la lengua vehicular en que se educa su hijo.

Ese es el verdadero "dret a decidir" que se niega en Catalunya.

martes, septiembre 01, 2009

Preguntas al nacionalismo periférico.

Tengo una pregunta (en tres) para el nacionalismo periférico ;

¿Por qué no soportáis que puedan existir no-nacionalistas? ¿por qué tanta rabia? ¿por qué los nacionalistas periféricos odiáis más a los no-nacionalistas que a los nacionalistas españoles?

Tengo mis propias ideas de por qué es así. El no-nacionalismo deja al pensamiento nacionalista desnudo, mostrando todas sus flaquezas y contradicciones, sin defensa posible. Y es que, como suele decir Félix Ovejero el nacionalismo, intelectualmente, no tiene "media hostia".

La única salida que le queda, típica y tópica, es negar que exista el no-nacionalismo, afirmando que quien dice serlo no es más que un "españolista disfrazado" Pero este argumento es claramente falaz, primero porque entre el no-nacionalismo puedan encontrarse casos de "nacionalistas" disfrazados no niega que no se pueda ser no-nacionalista, y no niega que el resto de no-nacionalistas no lo seamos, sólo nos dice que esa persona en concreto es un "españolista disimulando serlo" (y otra cuestión sería preguntarnos por qué pasa esto, por qué los nacionalistas periféricos gritan al mundo que lo son, y los españolistas -exceptuando a los directamente fascistas- tienen esa necesidad de "ocultarse").

Pero además es que, ni aún encontrando algún matiz concreto que pueda resultar "nacionalista" a nuestro parecer en ciertas teorías no-nacionalistas, tampoco niega la posibilidad lógica de poder ser no-nacionalista, simplemente se dice que en esa cosa en concreto no se está siendo coherente, y que se ha de cambiar ese aspecto pues no es sostenible.


Relacionadas:

¿Es posible NO ser "Nacionalista"?
¿Es Neutral el Nacionalismo?
Anti-Nacionalismo y No-Nacionalismo.
(Se trata de las tres partes del artículo:
"Anti-Nacionalismo y No-Nacionalismo en la era PostNacional.")

martes, agosto 25, 2009

La Generalitat confirma la prohibición de examinarse en castellano a los aspirantes a profesores de autoescuela

Cuando se defiende la necesidad de instaurar el catalán en ámbitos donde no está, y alguien dice que no es una necesidad, puesto que todos los catalanes lo entendemos en castellano, acertadamente se recuerda, que no es por motivos de inteligibilidad, sino de no discriminación y de reconocimiento de aquellos usuarios que tienen como propia la lengua catalana. Sin embargo, parece que la misma Generalitat niega estas razones a los castellanoparlantes, debe ser que estos no tienen identidad, o que no está mal discriminarlos. Esa es la idea de bilingüísmo de la Generalitat y se muestra una vez más en el siguiente hecho:

Los exámenes de los aspirantes a profesores de autoescuela en Cataluña deben hacerse exclusivamente en catalán, y esa es, también, la única lengua para el material didáctico, según ha confirmado el conseller d'Interior, Joan Saura.

Saura ha confirmado que los exámenes de la fase de enseñanza a distancia para profesor de autoescuela ‘se hacen exclusivamente en catalán, ya que es la lengua utilizada tanto en el desarrollo del curso como en el material didáctico de apoyo’, puesto que el catalán ‘es la lengua vehicular del curso’.

Un centenar de aspirantes a profesores de autoescuela en Catalunya protestó ante la Conselleria d'Interior el pasado mes de mayo porque la Generalitat les negó la posibilidad de realizar el examen en castellano.

Fuente: vozbcn

viernes, agosto 21, 2009

Niños, en el fútbol el castellano no. Os lo guardáis para casita.

El presidente de la Federación Catalana de Fútbol, Jordi Casals ha declarado que prepara “acciones concretas” para que los niños hablen en catalán cuando jueguen a fútbol;

“Todos sabemos que los entrenadores se dirigen en castellano a niños que entienden el catalán. Cambiar este estado de cosas es un reto que requerirá formación tanto para los jugadores como para los entrenadores”

Cosa por cierto, totalmente falsa, todos sabemos que hay entrenadores que se expresan en castellano y otros en catalán, y aún más, en el "ambiente futbolero" debido a que el Barça es emitido generalmente por TV3 y en catalán, el vocabulario prominente es el catalán y no el castellano.

Según declara, ya ha tratado este tema con la secretaría general de Deporte de la Generalitat.

Una vez más se demuestra que para el nacionalismo, el bilingüísmo es algo indeseable, algo a corregir (o a "normalizar" según sus términos). Y está claro que para ello, lo principal, es que los niños hablen en catalán entre ellos. Lo importante la uniformidad lingüística, que Catalunya acabe siendo una sociedad monolingúe catalana, y los niños para eso, no son más que un medio, algo secundario. No les importan, sólo les importa el "convertirlos" en bons catalanets, y que dejen de ensuciar la patria con su sucio castellano.

Poco importa el "respeto a las identidades" (del que tanto hablan cuando les conviene) o las coacciones y presiones a los niños. Poco importa el que con ello esté proponiendo una sociedad de buenos (los que se "integran" a la uniformidad) y "malos" (los que mantienen su personalidad). Poco importan los niños en cuanto INDIVIDUOS, un niño no vale nada, lo importante es crear una Nació.


Para acabar,en un alarde de cinismo, el presidente de la federación, ha asegurado que está en contra de “politizar el deporte”.
Ya lo decía Franco,
"haced como yo, no os metáis en política".

Enlace: La Federación Catalana prepara “acciones concretas” para que los niños hablen en catalán cuando jueguen a fútbol

"Acciones concretas” para que los niños hablen en catalán cuando jueguen a fútbol